Página de Inicio

Localidad de Sola

Biografía del Gdor J. León Sola

Club Union Solense, Parque Manuel de Tezanos Pinto

Capilla San Antonio
Grupo de Trabajo

Colaboraciones
Página de Teresita

Eventos

Visitantes

Literatura
de Entre Ríos

Enlaces

LA VOZ DE SOLA

Gdor. León Sola, Entre Ríos, Argentina

COLABORACIONES

La Página de Teresita Ascaíno (9),

docente y periodista de Gdor. Sola

>>colaboraciones 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21 > >

>> sigue pág. 10 >>


A DON ROSENDO

(A Don Rosendo Sola)

 por Elbio Roberto Gómez

Mi pueblo tuvo un ayer,

y ese ayer ya se ha ido,

no te echaré al olvido

y te recuerdo con emoción,

cuando en tu viejo carretón

parecías un gigante,

parado sobre el pescante

cómo apurando el tordillo,

y con movimiento sencillo,

sacar chasquidos del aire.-

 

¡Cómo le va don Rosendo!,

oí a mi abuelo decir,

- ¡hoy le voy a pedir

que me traiga “kerosen”,

y después del almacén

me alcance éstas provitas,

son algunas cositas

que le faltan a María Esther,

ella no va a querer,

pero sé que las necesita!.-

 

Este, y otros encargues

eran un ritual por esos días,

que en cada casa se repetía

al ir don SOLA pasando,

el carro se iba llenando

con un montón de pedidos,

que en el otro recorrido

ya los venía entregando,

al tiempo que iba cobrando

y evitar malos entendidos.-

 

Temprano ataba el carro

y salía por las mañanas,

con cajones y damajuanas

que en el viaje recogía,

esta virtud la mantenía

aunque estuviera lloviendo,

parece que lo estoy viendo

al tranco y encapotado,

no le importaba estar mojado,

...igual seguía repartiendo.-

 

En algunos de estos viajes

frente a mi casa paraba,

en el carro me llevaba

para dar una vueltita,

me invitaba con la vista,

a que de un salto subiera,

y que fuerte me prendiera

para aguantar el sacudón,

y evitar un revolcón,

por las dudas me cayera.-

 

Yo también lo ayudaba,

allá en la cooperativa,

con la mirada siempre altiva

observaba de reojo,

cuando en todo mi antojo

levantaba algún cajón,

haciéndose el remolón

miraba para otro lado,

y al ver el carro cargado

se llenaba de emoción.-

 

Casi siempre recordaba,

sus años de juventud,

tenía la gran virtud

de deshojar tiempos idos,

y enterrar en el olvido

lo que hace poco ocurrió,

otras veces me contó

que anduvo de tropero,

y metido en unos enredos

muchas veces se salvó.-

 

Que la vida del resero,

es una vida pesada,

muchas veces salpicada

a causa de un gran dolor,

y hacía de su misión

tal vez una emboscada,

o salir a la disparada

para evitar un mal peor,

otras veces a facón

solía abrirse picadas.-

 

Traía hacienda del norte

para no sé qué patrón,

que no viene a la ocasión

pero la realidad era esa,

épocas bravas de pobreza

las que me estaba contando,

mientras iba recordando

otras historias de vida,

con tantas idas y venidas

su vida se fue talando.-

 

Fue hombre conocedor,

y contador de historias viejas,

de las que siempre nos dejan

pensativos al instante,

es un relato brillante

el que su verbo declama,

como una rosa galana

que va adornando el paisaje,

queriendo ser un mensaje

para el hombre de mañana.-

 

Sólo quedan recuerdos

de ese tiempo que pasó,

y una pena me quedó

que es angustia para mí,

quizás porque no entendí

o presté poca atención,

tal vez, fue su intención

el dejar un pensamiento,

pero en ese momento

fui demasiado pichón.-

 

Y hoy quiero volver atrás

para sentarme a su lado,

y escuchar lo relatado

con toda mi atención,

entonces, de ese montón

de historias amanecidas,

que son retazos de vida

entregadas con amor,

recuperar con mi canción

esa posibilidad perdida.-.

 

 

Y por siempre llevaré

tu recuerdo en mi memoria,

sos un pedazo de historia

de la tierra en que naciste,

con cien y pico te fuiste

dejando de luz, una aureola,

y como soldado que enarbola

su bandera de coraje,

es para vos este homenaje,

mi viejo, ROSENDO SOLA.-

Texto recibido del autor para publicar en  "La Voz de Sola", el 13 de enero de 2008    


>>colaboraciones 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21 >>

>> sigue pág. 10 >>

 

.